Prótesis dental guiada por ordenador

protesis-dental

La tecnología enfocada a la salud bucodental ha realizado pasos agigantados en los últimos años. Teniendo en cuenta que se trata de una de la preocupaciones más comunes en los últimos años, no es de extrañar. Caries, flemones, muelas del juicio, inflamaciones, gingivitis… Nos enfrentamos a diversas dolencias que pueden hacernos vivir con un malestar frecuente. Y perder una pieza dental es uno de nuestros miedos más cotidianos, si bien, cada vez se facilitan más las técnicas para implantar una prótesis dental.

Lo último es la posibilidad de guiar la propia prótesis por ordenador, lo cual facilita sobremanera el proceso.

Los problemas de perder dientes

¿Por qué apostar por una prótesis dental? Es habitual conocer a alguien a quien le falte una pieza, como una muela con caries que hubiera que extraerle, o, incluso, a personas mayores que hayan perdido dientes a causa del paso de los años.

Más allá de la estética, la falta de pizas dentales puede aportar problemas a la hora de ingerir los alimentos, ya que esto puede causar que no los mastiquemos bien y, por ello, suframos problemas de digestión, entre otros.

Afortunadamente, la ciencia y la tecnología han dado lugar a sofisticadas técnicas que permiten el implante de prótesis dentales sin gran misterio. Recientemente, se ha desarrollado un procedimiento apenas invasivo y dirigido por ordenador que, además, permite al paciente que coma de manera casi inmediata después de la intervención.

El proceso

Utilizando un estudio informático en tres dimensiones, y con un TAC del paciente hecho sobre una férula radiográfica, se escoge la posición más adecuada para la prótesis dental. En este punto, ya se deja ver el gran avance que supone la precisión y exactitud de la planificación que permite este procedimiento.

A continuación, se prepara una plantilla que ayudará en la colocación de los implantes. La intervención es rápida e indolora, y se suele aplicar anestesia local, aunque también existe la posibilidad de sedar a los pacientes que lo prefieran. Otro punto a favor es que esta cirugía es apenas invasiva, dado que ni siquiera se separa la encía para colocar los implantes. Además, no es necesario el uso de puntos.

Pese a que el postoperatorio no incluye inflamación ni dolor, se recomienda que el paciente lleve una dieta blanda los dos o tres primeros meses tras haber realizado la intervención de prótesis dental.